BUSCABA A BUKOWSKI. FERNANDO SÁNCHEZ

Buscaba a Bukowski…

…en la prórroga de un delirio brutalista.

Luego, la modorra y después, lo ordinario.

“Andaba en dos pies, llevaba vestidos y era un hombre, pero en el fondo era, en verdad, un lobo estepario” (Hesse).

Fragancia de los bajos debordianos, a los brazos de las políticas de lo (necronom)icónico y la noche adolescente de este anómalo crucigrama…

…y el Bukowski de Linda se deja querer como una abstracción alternativa…

…otro gravamen urbano.

Me dieron una dosis de clausura, esa entelequia malcriada en los resortes asimétricos del Tarancón taciturno/trasnochado.

Arquitectura zombi, que diría Fernández Gonzalo…

…me agarro a esa liturgia del whisky y al onanismo del bouquet periférico.

Orden sacerdotal de cemento, de paredes prístinas y anticiclónicas que tientan al garabato intelectual…

…que reconducen al lloven de hace dos días.

En consecuencia, un regresado a la ventana…

…por la que me arrojé al mester de clerecía (iba con Monzó* para no hacer dos viajes).

Fue una fiesta privada con la que se puede ser indulgente.

Whisky solo, licor en soledad, licor únicamente.

* El porqué de las cosas, Quim Monzó, 1994, Anagrama, Barcelona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s