10 EXTRAÑOS APUNTES SOBRE LA ESTACIÓN DEL TREN REGIONAL AND DRIVE (FAR AWAY). FERNANDO SÁNCHEZ

Por su amabilidad y cortesía, mi agradecimiento al Responsable de Estación (Adif/Cuenca). Una parte de las fotos fueron tomadas en la mañana del 23 de enero de 2022.

1

Hoy, he vuelto a caer en la tentación y he regresado al muelle, un edificio en ruinas de la estación ensimismada, que derrocha esa “nostálgica pateticidad” a la que Jean Cohen hacía referencia. Mis sentimientos parecen ser los de dependencia de y subordinación a este potente extrarradio de cemento y hormigón garabateado en abundancia exagerada. La presunta mutación en un Gregor Samsa posturbano no deja de ser una absurda pretensión, a escasos metros de ese recinto mágico. Sólo es mero transformismo. No es la mejor opción, pero en realidad me siento bien.

2

La adición de las imperfecciones ha traído consigo la perfección de lo imperfecto. La estación del tren regional de Cuenca es un extrarradio fetiche. Desde ese rodal (y en ese rodal), las cosas parecen aguafuertes.

Acceso a la estación desde la calle Diego Jiménez.

3

Be quiet and drive (far away), un magnífico trabajo de la banda Deftones, es “una canción de escape por excelencia, no tiene mayores acertijos ni segundas lecturas […]. La letra de Chino Moreno [el vocalista] […] invita a evadirse de la realidad o a dar un paseo largo por donde sea”. El tema es un concepto que muchos interpretan como el corolario de los “excesos del cantante” (Patricio Avendaño, Nación Rock, 2017).

4

Lo de Claudia Peñaranda (La poética de la ciudad futurible. Blade Runner y Código 46) es pura fantasmagoría: “hay en Blade Runner una perturbación de la visión habitual, que consiste en presentar lo moderno arruinado y esto estimula nuestro interés, aunque de otra manera”. Y ya podemos ir en paz.

El muelle.

5

En opinión de Agustín Fernández Mallo (Teoría general de la basura, Gutenberg, p. 345), existe la posibilidad de que un objeto que “no puede ser usado se convierta en intocable objeto de exhibición, en distancia absoluta, en museo, o lo que es lo mismo, en Ruina normativamente construida. Por poner evidentes ejemplos de Ruina, pensemos en el Louvre, en Las Vegas, en el mantenimiento hoy del campo de Auschwitz y sus visitas guiadas, espectáculos que no pueden ser usados, sólo exhibidos, porque son colosales manifestaciones de lo sagrado” (algunas personas quieren omitir algunos tramos del tren regional Valencia-Madrid. A mí me encanta el tren regional, pero eso a nadie le importa).

6

En la vía del tren regional, la coyuntura y la estructura se abrazan y se entregan al amor desaforado en la residencia del método paranoico-crítico. Hace unos días, decidimos montar en ese tren de resabios. Fuimos a la estación, compramos los billetes. Después de la adquisición (en la máquina), te comentan (de casualidad) que no hay tren, que hay que pillar un autobús. En el erial olímpico, pues, de ese tan prosaico, tristón argumentario, nadie informa, nadie dice nada, duele la apatía, escuece la soledad (“qué complicado es todo esto”, Impasse, Fernando Castillo). Nos volvimos al coche and we had to drive (far away).

Vista del barrio de Casablanca desde la estación del tren regional (Cuenca).

7

En un texto de 2019 que hay que tratar muy bien y que lleva por nombre Antropología de las Ruinas. Desestabilización y fragmento, sus autoras (Francisca Márquez, Javiera Bustamante y Carla Pinochet) afirman  que “la ruina es un factor de desorden y desestabilización que con frecuencia desafía la traza urbana en tanto dispositivo de control de la naturaleza y los cuerpos que por ella deambulan […]”, que da lugar en consecuencia a una realidad impregnada de “significados, imaginarios y afectos”.  

Edificio cerrado de la estación.

8

La disposición de los «10 extraños apuntes […]» ha sido decretada por el azar a través de números con papelitos. La palabra “extrarradio” la he utilizado en varias ocasiones, pero no me importa. Tampoco hay traducción y ni falta que hace. Lo de que cada cual saque sus propias conclusiones me parece más honesto y enriquecedor en definitiva.

9

La banda norteamericana de nü metal/rock de nombre Deftones (creada en 1988) es un quinteto musical excelente. En un vídeo tan performativo e incluso prolífico como es el que corresponde al tema Be quiet and drive (far away), sus miembros tocan el tema en estático, sin apenas desplazamientos laterales, en el seno y el coseno de un enorme espacio en ruinas abierto al exterior a través de una sucesión de columnas o pilares (da la sensación de que ese lugar es una nave, una lonja, una estación a las afueras de Dios, me recuerda al muelle de la estación del tren regional de Cuenca). El bagaje ecosistémico es el propio de un día de lluvia y el suelo está encharcado. La canción se ha compuesto a fuego lento con apenas 7/8 oraciones. Nada es casual en esa atribulada puesta en escena, el vocalista se pelea contra un materialismo que ha sido engendrado por la pareja de baile ruina/propios miedos. La ciudad es a su vez metáfora de esa cárcel mohosa (This town don’t feel mine…).

Detalle del muelle.

10

La vía del tren regional es una obsesión. Otro día perfecto II que toma como base un episodio de Prosopografía de Dante (la banda bajando del tren), Extrarradios (la vía como imperativo físico y sociológico), Hacia una relectura del espacio público de Cuenca (Betsy Blair/Isabel revisitadas) y el “afuerismo ilustrado” de Antología del otro lado dan para un concentrado de carne y verduras demoledoramente urbano. Si algún día pongo los pies en el cenagal del epítome reconducido, lo titularé El extrarradio del extrarradio. El texto «10 extraños apuntes […]» toma como referencia algunos conceptos del ya suprimido «Deftones y la erótica del extrarradio», que me resultaba obsoleto y bastante intrascendente.

USTED PUEDE VER BE QUIET AND DRIVE (FAR AWAY) EN:

https://g.co/kgs/hXrqx4

Una respuesta a «10 EXTRAÑOS APUNTES SOBRE LA ESTACIÓN DEL TREN REGIONAL AND DRIVE (FAR AWAY). FERNANDO SÁNCHEZ»

  1. La relación entre el rock y los lugares abandonados siempre me ha parecido conveniente y oportuna. No sé si será por el gusto que le tengo a ambas cosas por separado. Quizá haya llegado el momento de cargar el viejo Corvus al hombro y rondar la casa de la Hojalatera.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: